Home > Spanish > Pasos del Pensando desde la Orilla (PDO/TAE)

 

PENSANDO DESDE EL BORDE (PDB/TAE) en 14 pasos

Traducción de «Thinking at the Edge (TAE) Steps», por Eugene T. Gendlin, Ph. D. y Mary Hendricks, Ph. D. The Folio, 19-1, 2000/2004, pgs. 12 a 24.
Realizada por Enrique Aguilar, Doctor en Psicología y Profesor del Focusing Institute.[1]

PASOS 1-5: HABLANDO DESDE LA SENSACIÓN SENTIDA

Instrucciones principales

 

Detalles útiles

Paso 1. Dejar que se forme la sensación sentida

Elige algo que conozcas y no puedas expresarlo aún, que buscas expresarlo. Toma este asunto como una sensación sentida (un borde sentido corporalmente vago, pero inconfundible) a la que siempre puedes volver.

Escribe unos pocos párrafos desde tu sensación sentida en forma de bosquejo, de borrador.

 

 

Lo que eliges para trabajar debe ser un campo en el que te sientes conocedor y con experiencia. No trabajes sobre algo sobre lo que dudas, sino algo que dominas. Hay algo de lo que tú entiendes muy densamente desde tus años de experiencia, pero es difícil de explicar... puede que parezca ilógico... marginal... poco convencional... embarazoso... o puede simplemente que parezca que el lenguaje no logra expresarlo. Si no estás familiarizado con la sensación sentida, por favor consulta www.focusing.org.

 

Desde tu sensación sentida, escribe lo crucial en una oración gramatical corta, con una palabra clave o frase, incluso aunque te parezca que no lo representa todo de verdad.


 

 

Para encontrar lo crucial, pregúntate ¿qué deseas articular con ella? Entonces, ¿cuál es el punto vivo dentro de ella para ti?
La oración es sólo un punto de comienzo. No necesitas una deliberación extensa. Por el momento recoge lo crucial de lo que estás elaborando.

 

Subraya la palabra o frase clave de tu oración.


 
 

Para ayudarte a encontrar la palabra clave, pregúntate a ti mismo si tenías ya una teoría general donde los términos dicen lo que la teoría debería ser.
Puede que busques encontrar un ejemplo específico primero, y luego escribir la oración.


Escribe un ejemplo.
 
  Necesitas un ejemplo concreto, un evento o una ocasión donde ocurrió.

 

Paso 2. Encuentra lo que va más allá de la lógica en tu sensación sentida


Encuentra algo que no tenga sentido según la lógica usual, y escribe una oración ilógica.

 

Lo que parezca ilógico puede ser la parte más útil. Por favor, asegúrate de que no eludes la tarea.
 

Si tienes dificultad en escribir una oración ilógica, puedes escribir una paradoja.

 

En una paradoja, puede decirse “es como si fuese x y al mismo tiempo no x.”

Paso 3. Cae en la cuenta de que no quieres referirte a las definiciones estándar de los términos usados


Escribe la definición usual de la palabra subrayada en el paso 1 (la del diccionario) y cae en la cuenta de que no es lo que tú buscas expresar.
Deja a un lado la palabra subrayada y escribe la definición en papel aparte.

 

Reconoce “esto no es lo que yo quiero decir”. Este término puede comunicar algo más. Si estás expresando algo nuevo, ninguno de los términos en sus significados normalmente aceptados lo dirá con exactitud.

 

Retorna a tu sensación sentida y deja que otra palabra surja para decir lo que tratas de expresar.

 

Asegúrate de que no es simplemente un sinónimo, sino una palabra con algún matiz distinto.

Escribe la definición usual de esta segunda expresión.

 

  Cuando consideres su significado aceptado públicamente, verás que esta segunda expresión no “calza” tampoco.
Vuelve a la sensación sentida y deja que una tercera palabra surja.
Escribe la definición usual de esta tercera palabra.
  El significado públicamente aceptado de este tercer término tampoco es lo que quieres decir.
 
Acepta el hecho de que no hay un término establecido para este conocimiento.   Ningún término calza. No podría, si es nuevo.

Paso 4. Escribe una oración o una frase espontánea para decir lo que quisieras que signifique cada uno de los tres términos


Recupera la palabra clave original del paso 1 y ponla delante de ti.
Aunque no se puede cambiar el lenguaje aceptado públicamente, puedes escribir una oración o frase totalmente nueva para decir lo que deseas que la palabra signifique. Escribe lo que buscas que signifique, lo que esta palabra extrae desde tu sensación sentida, que las otras dos palabras no consiguen extraer.
 
   Ahora, no abandones tu sensación. Insiste en que tu oración hable de tu sensación sentida. No te dejes llevar por lo que normalmente significa. Espera hasta que sientas que la oración habla desde tu sensación sentida, incluso suponiendo que la mayor parte de la gente puede que no la entienda.

Ahora, ponte delante la segunda palabra. Escribe una frase u oración para decir lo que ésta extrae de tu sensación sentida.
 

 

Necesitarás frases espontáneas nuevas para expresar lo que buscas que signifique la palabra en tu oración. Más que grandes términos convencionales, deja que una expresión nueva surja sincera desde tu sensación sentida.

Haz lo mismo con la tercera palabra.

 

Paso 5. Expande lo que buscas que cada palabra signifique escribiendo frases espontáneas, lingüísticamente inusuales

Usando las palabras o frases principales del paso 4, escribe una o dos oraciones raras, extrañas, en orden a expandir incluso más de lo que quieres decir actualmente con cada una de esas palabras o frases.

En cada una de las nuevas frases, subraya lo que es nuevo e importante.

 

 

 

  Comprueba si has usado algún término demasiado convencional en el paso 4. Si es así, crea frases espontáneas para reemplazarlas. Deja que lo nuevo y específico de tu sensación sentida se exprese en lenguaje fraseado espontáneamente. Tus oraciones puede que no tengan sentido hasta que se entiendan como tú lo haces. Aquí ponemos unos ejemplos de oraciones lingüísticamente inusuales: "Conocer las reglas es un contenedor desde el que se abren nuevos caminos". "Las definiciones paralizan el crecimiento celular". "Ser tenedor muestra algo de lo que tienes". Si dejas que tu sensación sentida hable directamente, algo lingüísticamente inusual puede surgir.
 
Escribe una "cadena" de las tres palabras originales y las frases principales espontáneas en el papel de la frase subrayada que escribiste en el paso 1. Al final de la cadena añade "..." Ahora tienes una elaboración de lo que estás tratando de decir.  

Juega con la gramática y el orden de las palabras. Elimina palabras que sobren hasta que tengas la oración que te satisface.


Los "..." indican que abarcas la sensación sentida con esas palabras.

PASOS 6-8. ENCONTRANDO PATRONES DE LAS FACETAS (EJEMPLOS)

Paso 6. Recolectar facetas.

Recolecta facetas, como ejemplos de lo que está ocurriendo actualmente.


Elige tres facetas y escríbelas con los detalles que se relacionan con tu sensación sentida. Subraya lo concreto que aporta algo que quieres conservar.

 

 

Una faceta no necesita ilustrar todo lo que hay en tu sensación sentida. Una faceta puede ser algo que se relaciona con la sensación sentida, incluyendo ocasiones en que surge, algo que se dijo, cualquier incidente incluso aunque no puedas explicarte por qué es relevante. Incluye cosas privadas o raras tal como "cuando el dentista me dijo...” Pregúntate a ti mismo "¿qué ocurre siempre que tiene que ver con esto?"

Copia la faceta original del paso 1. Ahora tienes cuatro facetas.


 

 

Las ideas generales y metáforas no son facetas. No suele ser común que se te ocurra decir "es como calentar algo para agitarlo".


Cualquier ejemplo es superior a un orden mayor de generalización porque tiene una cualidad interna concreta. En cualquier evento de la vida real puedes descubrir algunas estructuras complejas que están ahí en el presente.

Paso 7. Deja que las facetas contribuyan a una estructura detallada


Con cada faceta: Date cuenta de que hay muchas relaciones intrincadas entre los detalles.

Encuentra una relación entre algunos detalles que sea relevante para tu sensación sentida.
 

 

En cualquier experiencia actual hay relaciones entre los detalles que pueden darnos una nueva elaboración. Deja que cada faceta te brinde una estructura específica que no habías tenido antes.

 

Aplica esta relación a un tipo completamente nuevo de situación.


Ahora confirma esta relación en términos generales, de forma que se haga un patrón que puedas aplicar a muchas otras situaciones.

 

 

Ejemplo: El dentista tiene su dedo dentro de mi mentón colocando una pieza de algodón mientras que me habla de sus ideas políticas. Niños, empleados y prisioneros son menos capaces de replicarte.

El patrón es: hablar con gente que no puede replicarte puede ser abusivo.

Paso 8. Entrecruzar las facetas

Puedes ahora preguntarte: “¿Qué hay en la segunda faceta que me hace ver algo en la primera faceta, que no podría ver sólo con esa primera faceta?”

 

 

Puede que ya lo hayas hecho antes. "Entrecruzar" significa atribuir lo más importante de una faceta a la otra. ¿Qué nuevo aspecto de esta primera faceta puede hacerse visible si tratas de contemplar que tiene la misma estructura que la segunda faceta?

 

Escribe una frase para capturar cualquier nuevo patrón que quieras conservar.

 

"Entrecruzar" dos cosas implica considerar un asunto como si fuese un ejemplo del otro. Entonces puedes captar algo más si también consideras lo segundo como un ejemplo de lo primero.


Si ninguna faceta contiene lo nuclear del asunto, puede que sea hallado entrecruzándolas.

Paso 9. Escribe con libertad

Escribe libremente lo que estés pensando en esta coyuntura.

 

 

Deja un espacio libre para escribir sobre a dónde has llegado, lo que has entendido, lo que te excita de ello.
 

PASOS 10-14. CONSTRUYENDO UNA TEORÍA

Un propósito de PDB ha sido ya logrado –articular un conocimiento implícito y hacerlo comunicable. Si lo deseas, ahora puedes lanzarte a construir una teoría formal, lógica.
 

Paso 10. Elegir términos y enlazarlos

Elige tres palabras o frases que van a ser temporalmente los términos principales. Llámalas “A”, “B” y “C”.

 
 

Un término no es una oración. Por ejemplo, “algo que se mueve en mi interior” es un término. Una oración tiene al menos dos términos, sujeto y predicado.

Contempla tus palabras, frases y estructuras de todos los pasos precedentes. Haz una lista de posibles candidatos para esos términos principales. Elige los que sientas más importantes.

Imagina un triángulo conectando estos tres términos. Elige los términos de forma que la mayor parte del terreno que abarcas[2] y su punto central caigan dentro de ese triángulo. Otras ideas importantes pueden ser traídas aquí después, al realizar el paso 12.

 

Ahora define A en términos de B, y también en términos de C. Primero escribe cada ecuación como una fórmula vacía: “A=B”, “A=C”. Reemplaza el signo “=” con la palabra “ES”. Completa las palabras o frases que A y B y C significan. Ahora tienes dos oraciones que pueden estar bastante acertadas o bastante equivocadas.
 

 

Ya que los términos surgieron de la misma sensación sentida, habrá una forma en la cual la conexión sea adecuada.

 

Si es necesario, modifica las oraciones. Guarda la palabra “ES” para retener el lugar donde la nueva estructura emerja. No rellenes las relaciones con conexiones ya viejas y familiares. Asegúrate de que guardas lo crucial de tu sensación sentida.


 
 

Si la oración es correcta gramaticalmente, suena a verdadera y habla desde tu sensación sentida, mantenla. Si no, guarda la palabra “es” (o “son”) y añade o cambia la oración lo menos posible, de forma que el aserto suene a verdadero y hable desde tu sensación sentida. Por ejemplo, en lugar de “A produce B” puedes decir “A es una de las cosas que produce B”. Si la oración parece demasiado incluyente, puedes decir “algo de A está”, “A es un poco”, “A es un tipo de B”.

Ahora tienes una oración cierta que conecta A y B, y una que conecta A y C.

Ahora tienes derecho a jugar con muchas posibles oraciones que relacionen los términos. Ya que A = B y A = C, quizás B es un tipo de C, o C es un tipo de B, o B, al contener a A, es un tipo especial de C. Puedes jugar con la lógica, que es abierta, no fija.   Tu pareja puede ayudarte sugiriendo oraciones para relacionar los términos, de forma que puedas responder más exactamente desde tu sensación sentida.

También sin lógica, siéntete libre de hacer oraciones en las cuales saltes de un término a otro, los combines o hagas un nuevo término o dos.

Puedes guiarte centrándote en un “ES” entre términos que centralmente expresan tu sensación sentida.

El final del paso 10 es cuando lo crucial de tu sensación sentida está centralmente expresado por dos o tres términos con “ES” entre ellos. Si tus términos han cambiado, elige espontáneamente los términos centrales y llámalos A, B y C.
Escríbelos como “A ES B” y “A ES C”.

 

 

 

Paso 11. Investiga las relaciones inherentes entre los términos[3]

Añade la palabra “inherentemente” después de “ES” en cada una de tus dos oraciones. A ES inherentemente B. A ES inherentemente C. Aún no sabes lo que esto va a querer significar.

 
 

Ya que “A” y “B” vienen de la misma sensación sentida, se dará el caso de que “A” es inherentemente “B”, no sólo que parezca ser “B”.

El enlace de inherencia no es algo que ya se conoce en el espacio social. Es más bien tu significado de A que es ya algo de B. Por ejemplo: “¿Cuál es la habilidad de saber esperar que es inherentemente algo que permite un nuevo crecimiento?” El vínculo inherente no es el obvio hecho para todos de que esperar toma su tiempo y el tiempo es necesario para crecer. El vínculo inherente que se encontró en este ejemplo fue: “esperar es un regalo de prestar atención, y el regalo de prestar atención es algo que te hace crecer”. Así, “regalo de prestar atención” es un nuevo término

Ahora sumérgete en lo intrincado de la sensación sentida para encontrar por qué A es inherente a B. ¿Cómo están esas dos cosas inherentemente conectadas? ¿Cuál es la naturaleza real de “A”, tal que hace que esté en “B”? o ¿Cuál es que tiene que estar en esta relación con B? Escribe lo que encuentres. Llámalo “la conexión inherente”. Ahora ya tienes un eslabón entre A y B. Este eslabón es un nuevo término.

 

 

Esto requiere entrar en la sensación sentida acerca de los dos términos. Pregúntate “¿qué es A?”, “¿qué es B?” Descubre algo respecto a lo que significa para ti A que también está en lo que significa para ti B. Se dará un “ajá, ¡claro que sí!, A no es más que el tipo de cosa que debía estar enB”.

Puedes tener “A es X” y “ajá, me doy cuenta de que B es también X”. Así, mediante el hecho de que ambos son X, están inherentemente relacionados cada uno. X es un eslabón inherente entre A y B.

Haz lo mismo con “A ES inherentemente C”.

 
 

Una teoría PDB es al mismo tiempo lógica y experiencial. El signo “igual” no elimina la diferencia de intrincamiento de cada término. Es por ello que igualándolos puede darse algo excitante e informativo. En la cara de la lógica formal, los dos términos son intercambiables, pero en su lado experiencial la ecuación inherente es una comprensión inteligente. No es realmente una ecuación de unidades idénticas, como 1 = 1.

Paso 12. Elegir términos permanentes y entrelazarlos

De forma espontánea, construye tu cruce "ilógico". Pregúntate cómo tu cruce central podría establecerse usando alguno de los términos y los enlaces inherentes que encontraste en el paso 11. Formula la oración de forma que podamos decir que un término principal "ES" realmente una combinación de los otros términos que eliges para establecer tu cruce.

 

Elige tres o cuatro términos principales. Ya podrás aportar más términos más adelante.

 

Ahora toma el término siguiente de los elegidos como principales, y aplica el "ES" a ese cruce. Re-escribe lo establecido como cruce para asegurar que este segundo término ES alguna combinación de todos los términos de lo establecido.

 

 

Ahora haz lo mismo para el tercer término. Cada término está ahora definido por una estructura que consiste en alguna combinación de todos los otros términos.

Considera cada oración en esta rotación. ¿Realmente dice lo que significa para ti este término? Incluso pensando que las oraciones pueden parecer decir lo mismo pero en orden diferente, probablemente encuentres que alguna de ellas necesitan más especificidad, lo que te llevará a hacer más enlaces inherentes en los términos para expresar lo que quieres decir.
 

 

Esto es lo que quiere decir "entrelazar" tus términos. El cruce ilógico es definido para cada término, no sólo conformado entre ellos. Puedes acabar frases con la forma de: A ES B, lo cual ES C, B es A, lo cual ES C, o alguna otra variación.

 

Uno necesita preguntarse: "¿Es esta realmente una definición sensible a este término?" Esto lleva al descubrimiento de significados más específicos y términos de enlace.


 

Si has desarrollado más especificidad en alguna oración, reconstruye las adiciones en las otras frases. ¿Cómo son definidos ahora los otros términos, incluyendo los cambios y adiciones que has hecho en ese término? Este es un camino que tu teoría desarrollará más tarde.

 
  Si A es B, lo cual lo convierte en C, si has añadido D en orden a definir C, entonces A está definida por B, lo cual lleva a C y a D. Por tanto, necesitas asegurarte de que todo esto encaja con tu sensación sentida de A y de B. Si no lo hace, necesitas cambiar o añadir algo. Estás construyendo relaciones lógicas nuevas entre los términos nuevos, de forma que no debes buscar imponer las relaciones ya usuales entre ellos.

Una vez que tengas un término, mantenlo sin cambios para cualquier aplicación de este término. El poder lógico depende de que el término permanezca igual. Más tarde, puedes crear muchas versiones verbales, por ejemplo en cartas, documentos o conversaciones.
Ahora pregúntate cuál de las frases de pasos anteriores necesita ahora tu teoría, de forma que puedas decir lo que te propones decir. Añádelas una a una. Deriva cada una de los términos que has definido. “Derivar” significa encontrar la relación inherente entre el nuevo término y uno de los anteriores. Explica y escribe la relación inherente.  

Se da una excitación, porque puedes ver que estás siendo capaz de derivar y definir cada término siguiente de tu núcleo teórico. La estructura de tu teoría entra en cada nuevo término y puede proveer explicaciones internas de él.

Cada nuevo término se hace inherente en cada uno de los otros hacia su enlace lógico. Comprueba si está acorde con tu sensación sentida.
 

Ahora que los términos están lógica y experiencialmente enlazados por tu patrón raro o curioso, puedes generar oraciones interesantes sustituyendo términos de uno al otro, de la siguiente forma:
Si F = A y A = B, entonces F = B. La oración F = B es nueva.
O bien: Si F = A, lo que incluye G, y A = B, entonces F = B, lo que incluye G.


Sustituyendo puedes desarrollar el poder inferencial de una progresión formal de oraciones para llegar a conclusiones. Las conclusiones pueden o no ser aceptables para tu sensación sentida. Si no lo son, debes re-entrar en tu sensación sentida para hacer una aclaración más. Por este camino, el poder de la lógica y la experiencia ayudan a elaborar tu teoría.

 

 

Algunas sustituciones pueden sorprenderte y extender tu teoría. Cuando obtienes una nueva oración pero parece extravagante o falsa, localiza con precisión lo que parece equivocado y cámbialo sin perder lo que es nuevo. Por ejemplo, supón por sustitución que tienes F es B. Esto puede parecer gramaticalmente incorrecto y falso, pero puede ser excitante repensar la naturaleza de “B”. ¿Puede que “B” tenga una estructura extraña?¿Cómo puede ser cierto eso de “B”? Entonces -¡ajá!- puede que de pronto emerja para ti ¡que de hecho es así! Puede que diga más de la naturaleza de “B” que lo que generalmente se sabe.

Una vez que el sistema lógico existe, sus inferencias son “formales”, lo que significa que la inferencia se produce de conexiones lógicas más que por el contenido. Si tus términos llevan a una inferencia ajustada, que tu sensación sentida no acepte, se necesita algún cambio. Cambios pequeños o términos adicionales en este momento, normalmente lo corregirán. Si no, el sistema lógico tiene que ser reabierto. De lo contrario, se mantiene el sistema lógico tan vedado que no se puede operar. Cuando los sistemas operan tanto lógicamente como de acuerdo con la sensación sentida, entonces sus inferencias más “formales” pueden ser poderosas, sorprendentes y significativas.

 

Repite estas instrucciones tantas veces como sea necesario, en orden a recuperar los términos que necesites provenientes de los pasos anteriores.

 

 

Expresándolo más claramente, algunas de las palabras y frases que no has usado aún pueden ser agrupadas bajo alguno de los términos principales, que puede que sean equivalentes. Puedes entonces sustituirlos por los términos raros, para generar más oraciones que deriven lógicamente de ellos. De esta forma, puedes hacer muchas afirmaciones de inmediato, que son generadas por tus nuevas estructuras o patrones.

 
Paso 13. Aplica tu teoría fuera de tu campo.

Este paso es un intermedio.


La nueva estructura de tus términos pueden servir como un modelo. Aplica solamente el patrón a una o más áreas extensas como el arte, la religión, la educación, la metáfora.

 

¿Cómo puede tu estructura ayudar a aportar algo acerca de la naturaleza humana, o la sociedad, el Estado, los grupos, las relaciones interpersonales, las ciencias físicas, la verdad, belleza, ética, escritura, sexualidad, lenguaje ---- cualquier área extensa?

En el ejemplo del dentista, en el paso 7, la estructura aplicada a la educación podría ser: la educación no intrusiva requiere un rol activo por parte de los estudiantes.

 

Escribe una oración con la forma:
Algo acerca __________________________ (un aspecto de algún tema) es como ____________________________ (tu estructura). Ahora espera a que algo surja que haga que tu oración sea verdadera. Escribe una explicación de lo que has encontrado.


Por ejemplo: “Algo acerca del aprendizaje (un tema) es como un interior que tiene dos exteriores (la estructura).
Cualquier pequeño tema o evento puede también ser comprensible de una forma nueva e interesante a través de tu teoría.

 
 

Sabemos que esta estructura que tú has articulado puede ocurrir en la experiencia humana porque ocurrió en tus facetas. Aplicando tu teoría puede revelar algo que es o debería ser cierto.


 
Paso 14. Expande y aplica tu teoría en tu campo.

Este es el desarrollo serio de tu teoría. Puede continuar durante años. Para expandir tu teoría puedes preguntarte: ¿qué próxima cuestión asoma? o ¿hacia qué mayor entendimiento puede llevar esta teoría? o ¿qué factores estrechamente relacionados no ha cubierto?

 

Si tu teoría implica algo que no buscas decir, ¿qué otros términos o aclaraciones pudieran ser correctas?
Recobrar un ejemplo actual puede ayudarte a formular una nueva distinción.

Añade enlaces inherentes si es necesario, de forma que más términos que añadas comiencen a derivarse.

 
 

Una vez que la teoría está desarrollada, distinciones futuras e implicaciones seguirán sin que las inventes. Pregúntate “¿qué es esto?” Puede que, de pronto, te des cuenta que has derivado a algo importante que ni te habías imaginado.

Después de que un nuevo término es enlazado, mira por sustitución qué te pueden decir los otros términos.

 

  A veces, tu teoría evita algo que es esperado, o que podría ser elegante o pulcro. Ya que la teoría emerge desde las conexiones intrincadas implícitas dentro de la sensación sentida, cuando “responda” encontrarás las razones que tiene para que sea así.

Puedes expandir tu teoría más y más de esta forma.
Aplica tu teoría a cualquier área relacionada u observaciones en tu campo, que te podría gustar ser capaz de clarificar. ¿Dónde puede que tu teoría consiga una diferencia importante? Defínelo espontáneamente en los términos de tu teoría.

 

Estás creando nuevos conceptos. No dejes que definiciones fijas o las viejas formas de razonar limiten lo que dices, incluso si tu tema cae dentro de una categoría amplia, con una perspectiva bien establecida. No vaciles en reestructurarla, como hiciste con el área amplia del paso 13. Llamamos a esta reestructuración un “revés” de la forma normal en que, cualquier cosa nueva y específica, tiende a ser rápidamente sumergida dentro de las asunciones existentes acerca del concepto más amplio. Mas bien, por ejemplo, un concepto específico sobre los monos puede requerir una reestructuración de la Zoología en su conjunto.


La gente a veces cree que su nueva teoría “seguramente es” lo que ya alguna otra más antigua teoría “realmente significa”, correctamente entendida. Pero la vieja teoría por sí misma no le da a la gente esta comprensión precisa.


La función de la teoría es social. Estar dispuesto a hablar con precisión de tu sensación sentida construye tu comprensión dentro de nuestro mundo.

 

Eugene T. Gendlin, Ph.D. & Mary Hendricks, Ph.D., May 10,2004


[1]El documento original está diseñado en forma de cuadro con dos columnas: una para las instrucciones principales y otra para los comentarios de ayuda. Nos ha parecido más práctico volver a un diseño más estándar. Las instrucciones principales van en letra normal, y la ayuda en letra cursiva.

[2] “El terreno que abarcas” es traducción libre de “your territory”, refiriéndose los autores a la extensión que la teoría que se va a forjar ocupa.

[3] “Inherencia”, según la Real Academia: “Unión de cosas inseparables por su naturaleza, o que sólo se pueden separar mentalmente y por abstracción”
También se usará en este paso “intrincado”: “Enredado, complicado, confuso” (N. del T.)

 

 

Last Modified: 12 March 2009

All contents Copyright 2009 by The Focusing Institute
Email comments to webmaster