Home > Focusing and ... > Psychotherapy > Articles > Extractos De Un Caso De Psicotherapia

Extractos De Un Caso De Psicotherapia

por Eugene T. Gendlin, PhD.

(Tomados Del Libro El Focusing En Psicoterapia, Capitulo 10).
Ediciones Paidos Iberica , España, 1999.

Capítulo 10

Extracto A

la cuenta de este capítulo había aprendido focusing un año antes de que tuvieran lugar estas sesiones en una clase impartida por otro terapeuta. La transcripción procede de la cuarta entrevista que mantuvimos. Ella es capaz de profundizar mucho y muy rápidamente, tanto por el tipo de persona que es como por su buena experiencia con el proceso de focusing.

El contenido concreto que surge en el extracto no es inusual. Se trata del tipo de material que normalmente aflora en terapia, pero la progresión de cambio es bastante poco corriente. Normalmente, en una sesión de una hora de duración no encontraríamos ningún avance entre lo que el cliente siente al principio y lo siguiente.

El propósito de este libro es mostrar este tipo de progresión, destacando los medios con los que los clientes lo logran y cómo los terapeutas pueden promover su aparición. En este proceso terapéutico me gustaría destacar la progresión, el surgimiento de pasos y la mutación del contenido. Eso es lo que hay que apreciar en las transcripciones que siguen a continuación.

La cuestión que hay que tener presente durante este extracto: ¿tiene esta clase de apertura o de paso siguiente que ocurrir normalmente con tanta facilidad en una persona que estaba, hace sólo un minuto, donde está nuestra clienta? Trace exactamente cómo llegó allí desde el paso anterior. ¿Qué intervino, para permitirle ese transcurso? ¿Cómo se movió? ¿Qué hizo ella interiormente? Pregúnteselo en cada paso.

De hecho, el número de pasos y cambios sentidos vienen tan rápidos que termino decidiendo que la dienta necesita descansar a mitad i de la sesión. Nadie puede mantener este ritmo durante toda una hora de terapia. El cuerpo necesita descansar para no desgastarse. Es necesario que transcurra cierto tiempo para que todo este cambio corporal ocurra completamente.

A1 comienzo se queja de sentirse «aburrida» y «agobiada». Le pido que sienta el lugar interno en donde se halla retenida su energía positiva. Ahora, ¿podemos ver cómo una persona en su estado puede dirigir su atención internamente, y desde ahí, juto a la retención directamente sentida, buscar la energía perdida?

Lo siguiente que le pregunto es si esa retención directamente sentida se abrirá y dejará que sea sentida desde dentro de sí misma (en vez de hacerlo desde este lado en el que la energía se halla bloqueada). ¿Qué posibilidades hay de que sea capaz inmediatamente (es decir, en . un largo silencio de varios minutos) de provocar este tipo de apertura i directa? ¿Cómo lo hizo?

Luego surge «una parte de mí que mantengo dentro. ¿De qué parte se trata? Es una parte de ella que, si no la mantuviera para sí y si no la silenciara, le diría cuándo no van bien las cosas. Lucharía, no se rendiría. Lógicamente espero que pueda permanecer junto ae esa parte y que no la pierda de nuevo rápidamente. Después de haber pasado por todos los pasos mencionados, vemos que esta «parte» es muy intensa; ¡grita para vivir!

Se dan otros pasos posteriores. Debéis preguntaron qué significa cada una de las sucesivas aperturas y cambios físicos que surgen.

Cl: Estaba deseando volver, .mucho más que las otras veces. He tenido una semana muy agobiante. Mi trabajo es muy malo y estoy cansada de mi casa; todo parece tan monótono, como si me dedicara a observar. No estoy en ello y sé que se trata de mí.

T1: Así que todo parece monótono y como si tú no te implicaras, sólo observas. Pero sabes que no se trata de tu trabajo o algo así, sino de ti.

C2: Bien, mi trabajo es bastante malo, lo que hacen en ese sitio no está bien. Pero otras veces he sido capaz de sacar algo en limpio de todo eso, lo sé.

T2: Por lo que es verdad lo que sientes sobre ellos, pero también parece que tu forma interor de ser no está muy bien.

C3: Sí.

 T3: Así que tenemos que ver a dónde fue tu energía positiva.

(Silencio prolongado)

C4: Ahí tengo energía, pero está retenida.

T4: Puedes sentir tu energía ahí, pero está retenida.

C5: Sí.

T5: ¿Puedes sentir qué es retenerlo?

(Silencio prolongado)

T2: Aquí pretendo tener en cuenta ambas cosas, que lo que dice sobre su trabajo es algo realista y también quiero hacer referencia a lo interno de ella que le hizo decir <...sé que se trata de mí,>. Si no, puede que pase la hora hablando de su trabajo.

T3: Es una invitación directa a prestar atención interior y sentir dónde se está reteniendo la "energía positiva".

Para poder emitir esta invitación, tengo que saber que eso es posible. Sobre esto conozco un hecho más bien raro: cuando no encontramos nuestra energía positiva, podemos volvernos sobre nosotros mismos, interiormente, buscándola y llegar a sentir una especie de "lugar", un "sitio" que podemos tocar subjetivamente y que se mantie ne tenso.

Apréciese este largo silencio. ¿Qué está haciendo mientras? Lo próximo que diga nos mostrará lo que ha he cho durante este silencio.

C4: Aquí ha encontrado su energía y siente directamente que está reteni da. Está ahí pero retenida.

T5: Le invito a que sienta directa?

mente qué es lo que se interpone.

Este silencio parece indicar que ella es capaz de hacer lo que le pedí, sen tir directamente qué es lo que le retie ne. Pero, lógicamente, sólo su próxi ma respuesta mostrará si eso es lo que está haciendo durante el silencio.

C6: Es como si hubiera un muro sólido delante. Eso está detrás del muro.

T6: Puedes sentir un muro sólido.

(Silencio prolongado)

C7: Es toda una parte de mí que mantengo dentro.

T7: ¿Dijiste «toda» una parte? (pensé que podía haber dicho ..vieja..).

C8: Sí, toda una parte de mí, como cuando digo que está bien y no lo está. El modo en que lo mantengo todo dentro.

(Silencio prolongado)

C6: Esta forma de expresarse muestra que ella de hecho siente directamente un obstáculo, un muro, y siente su energía detrás del mismo. No obstante, un terapeuta debería preguntarse si se trata sólo de una imagen visual de un muro o si también hace referen- I cia a algo directamente sentido.

T6: Le pregunto si de hecho puede sentirlo, pero en forma de reflejo tentativo: «Puedes sentir... ». Si no lo hu-biera estado sintiendo, esto le incitaría a que lo hiciera.

Nótese este tercer silencio prolongado. Una vez más evidencia el surgimiento de un tercer paso. Lo siguiente iI que dice muestra qué fue lo que surgió al atender a este sólido muro.

C7: «...toda una parte de mí que mantengo dentro» muestra que realmente está sintiendo algo directamente. Se trata de un avance desde nuestro punto de partida.

C8: Con «mantengo... dentro» quiere decir que dice «de acuerdo» cuando le hubiera gustado decir «no» a alguien «no estoy de acuerdo». Ella no se enfada, no contesta. ¿Tiene ahora algo que no está bien y que retiene dentro? Estoy abierto a esta posibilidad, pero prefiero esperar. Si no tengo más evidencias no quiero distraerla.

Nótese este nuevo silencio. Lo siguíente que manifiesta denota que ha estado sintiendo directamente esta «parte».

Hay una parte mía que está muerta y otra que no.

T8: Dos partes, una está muerta y la otra... ah...

C9: Sobrevivió.

(Silencio)

C10: Quiere gritar.

T10: La parte muerta quiere gritar y liberarse.

Cll: Vivir.

(Silencio prolongado)

C12: Y también hay algo vago. No puedo ver qué es.

T12: Crea un espacio para esa cosa vaga. Todavía no sabes de qué se trata. Hay algo vago ahí, pero no está claro de qué se trata.

Apréciese la mutación del contenido que ha ocurrido durante el silencio. Ahora tiene dos partes, una muerta y otra que no lo está. ¡Se ha producido otro paso!

C10: Esto muestra que lo está sintiendo muy directamente. Puede sentir su deseo de gritar.

T10: No estoy seguro pero creo que su deseo de gritar es un deseo de ser liberada. Éste es un ejemplo de sentir en una dirección de crecimiento positivo. Evidentemente, mis palabras en este caso son meramente tentativas.

Cll: Lo confirma con una palabra aún más poderosa. Quiere «vivir».

Hasta aquí hemos recorrido un gran trecho y ella está en contacto con un deseo de vivir. Si podemos mantener esto, ya sería suficiente. Esperemos que lo que ocurra durante este silencio no le haga perder esta parte ni su deseo de vivir.

C12: Un paso más, ha surgido algo nuevo.

T12: Quiero que se mantenga en contacto con esa nueva cosa «vaga» que ha surgido. «Crea un espacio para ... »quiere decir, muy bien, esta cosa vaga está, tal y como es, "aquí», y las otras partes están ,.ahí,. y «ahí». La cliente sabe cómo crear este espacio, como ya hiciera en otros momentos anteriores.

C13: Siento mucha tensión.

T13: Bien, respira. Retrocedamos un poco. Tenemos esta cosa vaga y entonces también está la tensión. Hablemos un poco. Has dado muchos pasos.

(La cliente se relaja, luego cambia su postura en la silla)

T14: Sí, eso es. Deja que el cuerpo se unifique otra vez. Cuando llegamos tan lejos hay que tomarse algunos pequeños descansos.

C15: Resulta difícil tomarse un descanso.

T15: Por eso estoy hablando, estoy hablando de cualquier cosa para que te tomes un descanso.

C16: Sí, estoy descansando porque escucho lo que tú dices.

(Vuelve a cambiar de postura en la silla)

C17: Ahora vuelvo dentro.

T17: Teníamos una cosa vaga y una tensión.

C18: Es como si quisiera correr.

T18: Da un paso atrás y permanece junto a ese deseo de correr.

(Silencio prolongado)

C13: Muestra tensión. Ha realizado muchos pasos rápidamente; un descanso le vendría bien. Cuando nuestro cuerpo está en tensión durante el focusing, es bueno tomarse al menos un pequeño descanso, para que el cuerpo vuelva a sentirse plenamente.

T13: Busco un pequeño descanso para que su cuerpo se relaje. Si realmente llega a hacerlo, será algo visible.

Puedo ver, visualmente, que su cuerpo se ha relajado.

C15: Quiere decir que se ha esforzado mucho para llegar a sentir eso y ahora le resulta difícil dejarse llevar y descansar.

T15: Le hablo para que siga descansando y así se lo hago saber.

T17: Le recuerdo las dos últimas cosas que surgieron.

T18: Se trata de una instrucción típica de focusing. Dice: quisiera correr». Mi respuesta lo convierte en un «algo», un deseo de correr, un algo con lo que ella puede estar.

C19: Alguien se enfadará conmigo si dejo que esa parte viva, y eso hace que me sienta muy incómoda.

T19: Si dejas que esa parte viva, alguien se enfadará contigo y eso te costará soportarlo.

C20: Sí.

(Silencio prolongado)

C21: Quiero correr y no mirar atrás nunca, ser libre.

T21: Quieres correr, no mirar atrás, ser libre.

(Silencio)

C22: Luego, eso es triste.

T22: De algún modo eso se siente triste, si tú corres y no miras atrás.

C23: Sí. Salir corriendo de esa cosa vaga es triste.

(Silencio prolongado)

C24: Algo en mí quiere saber qué es esa cosa vaga. Pero otra parte no lo quiere.

C19: Aparentemente ha permanecido junto a la sensación porque se ha producido otro paso. El deseo de correr» se ha abierto y puede sentir lo que es. Una vez más estamos ante un gran paso, una apertura. Con otra persona esto podría haber llevado mucho tiempo ya que es difícil estar con ese desear correr.. el tiempo suficiente como para que pueda abrirse y dejar que sintamos lo que hay implícito.

C21: Después de este silencio todavía sigue hablando desde el mismo sitio. No se trata de un paso nuevo, pero ella fue capaz de permanecer junto a

lo que surgió durante el silencio.

T21: No puedo saber si este correr y ser libre es bueno o malo. Ser libre parece bueno. Correr parece malo. Pero no necesito saberlo y, ciertamente, no debería decidirlo. Le reflejo lo que me dice.

C22: Ahora queda patente que ese correr y ser libre es de este modo algo no tan bueno; es triste.

C23: Aquí queda claro. Correr y no mirar atrás dejaría de lado la «cosa vaga».

T24: Puedes sentir una parte de ti que no quiere saberlo y otra que sí.

(Parece enfurecida)

T25: Acoge ese espacio, da un paso atrás y di algo así como: .Bien, esto puede llevarme un rato; está bien si es necesario una semana para encontrarlo, sin prisa». Crea un espacio para esa otra parte que no quiere saberlo y para la que sí.

C26: No me siento como para acogerlo. Quiero... saltar encima.

T26: Sí, eso es lo que yo pensaba. Bien, crea también un espacio para esa rabia. La rabia también tiene cabida aquí. No dejes que se cebe en esta cosa. Deja que la rabia fluya.

(Silencio prolongado)

C27: Tengo mucha rabia.

T27: Mucha rabia.

(Silencio)

C28: Es una gran pérdida, algo que falta. Eso era esta cosa vaga.

C26: Se trata de un caso típico. No se siente como para acogerlo, como yo le había pedido.

T26: Hay una forma de «crear espacios separados» para los diversos aspectos que entran en conflicto entre sí. Podemos crear un espacio para nuestra propia rabia y también guardar un espacio para algo (como «la cosa vaga..) que todavía no se ha abierto, de forma que la rabia no la aleje.

C27: Ahora siente su rabia y no sólo para poder crear espacio para la cosa vaga. La rabia aparece ahora por derecho propio.

C28: Otro paso. La cosa vaga es una gran pérdida, algo grande que falta. A menudo, un paso de apertura física revela toda una nueva capa y, sin embargo, en términos de información, da la impresión de que no obtenemos mucha más. Aun así, hay todo un paso desde «algo vague a «una gran pérdida, algo que falta».

T28: Una gran pérdida, algo que falta.

(Silencio)

C29: Y mi energía también está ahí.

T29: Así que ahí es también donde está tu energía. Está junto a la cosa vaga que resulta que es una gran pérOida de algo grande, perdido.

C30. Sí, ¡me siento más ligera!

T30: Se siente mejor.

C31: Sí, todavía no sé qué es eso está faltando, pero aunque no lo >a, me siento más ligera. Ahora me °lvo a sentir bien dentro de mí.

C29: Estamos ante otro cambio. Ella siente cómo fluye toda una corriente de energía, sintiéndose mucho mejor.

C31: Señalará y mantendrá ese espacio en donde está «la cosa vaga y donde se liberó la energía. Ese punto es su nueva frontera. Durante el resto de la sesión y en los días sucesivos lo sentirá ahí, una vez tras otra; si es que puede. Algunas veces el cliente sólo puede hacerlo junto al terapeuta.

Esta transcripción, con sus silencios, ocupó la mejor parte de la sesion. Ambos, la clienta y yo, sabíamos que era bastante haber conseguido dar tantos pasos y haber llegado a un punto muy bueno para detenernos. El resto de la hora la pasaríamos hablando sobre alguna otra cosa, quizás, o, como en este ejemplo, yendo a la cocina para tomarnos un té.

Debido a que la cuenta había invertido tanto tiempo en los silencios y debido también a que ella conocía mi gran fe en la técnica de focusing, sentía que tenía que preguntarle:

T: No estás haciendo focusing principalmente porque sea mi tema favorito, ¿verdad? También me gusta poder comentártelo.

C: ¡Oh no! No hago nada que no quiera hacer. Prácticamente no puedo decir nada cuando estoy en silencio. Resulta demasiado doloroso. Si tuviera que hablar no podría permanecer a su lado.

T: Está bien, no quería decir que debieras hablar. Sólo quería asegurarme de que hacías lo que te hace sentir bien.

Hubo ocasiones en las que le pregunté si quería parar (cuando sentía que se estaban produciendo demasiados pasos en la misma sesión, y que su cuerpo necesitaba descansar). Para mí, después de haber dedicado tantos años a desarrollar un método para profundizar en la terapia, era irónico que fuera yo quien sugiriera que lo dejáramos por un rato. En esos descansos con té, las charlas que se generaban solían ser anima- I das y agradables.

Comentario del extracto A

Ahora estamos acostumbrados ante el hecho de que la gente pueda sentir diferentes partes del self. No deberíamos detenernos demasiado en esas partes. Algunas veces parecen estables; otras, sin embargo, cambian con rapidez.

Por ejemplo, aquí ella primero siente (detrás del muro) una parte de sí misma que lo retiene todo. Pero pronto dice: «Hay una parte de mí que está muerta y una parte que no lo está». No necesitamos saber si una de estas dos partes es aún la misma que aquella de antes que lo re- . tenía todo. Puede que todavía sea una de estas dos; pero puede que no. La geografía interna de tales partes puede permanecer o cambiar durante el proceso. Queremos dejar que las partes sean tal y como se aprecian y se sienten en cada momento. Si el cliente o el terapeuta intentaran estabilizar las partes artificialmente, se podría obstaculizar el proceso. Apréciese cómo el proceso se mueve por sí mismo, desde dentro, a me- ' dilo que ella siente lo que hay ahí.

Pronto dice que la parte muerta quiere gritar y vivir. Después del silencio, cuando dice: «Y también hay algo vago», no necesitamos que nos ratifique si se trata de una tercera parte, junto a la parte viva y la parte muerta, o si la geografía ha variado en algo. Ahora también hay un deseo de correr. Tal y como aparece luego, el correr dejaría de lado a la parte vaga. Por lo que podríamos decir, una vez más, que hay dos pare', tes: la vaga y la que quiere correr. Pero no tenemos necesidad ninguna de detener el proceso para averiguar si se trata de las mismas de antes.

Si intentáramos realizar un mapa cognitivo de estas partes o mantenerlas estables sólo serviría para obstaculizar el proceso. Si el cliente yo hiciéramos un mapa conceptual en cualquier punto, el paso siguie te lo habría alterado. Espero que el lector pueda observar que, en cada momento, el paso siguiente del cliente no se podría haber deducido lógicamente del paso anterior. Lo que surge en cada uno de sus pasos es diferente y también más sutil y complejo que lo que pudiera derivarse a partir de cualquier mapa conceptual.

EXTRACTO B

El resto de los extractos de este capítulo pertenecen a sesiones que se mantuvieron una año después de la primera. Hubo ocasiones en las que el suicidio parecía algo muy posible; el cliente se enfrentaba ante una sensación de futilidad, y después, sobre esa sensación, aparecieron algunas experiencias infantiles muy malas. Con frecuencia experimentaba estados de rabia intensa y otras ocasiones en las que «entonces» se sentía como ahora.

Todo lo que yo podía hacer, al final de cada sesión, era hacer que me prometiera que me llamaría si el impulso suicida se intensificaba demasiado. Ella discutía conmigo en cada ocasión antes de prometerlo. Éste era un acuerdo de suma importancia.

También le decía: «Si el proceso te da un respiro, eso es bueno; no lo fuerces. Si se abre, llámame». Pero este tipo de invitación tan amplia a llamar sólo se debe ofrecer si el terapeuta tiene la posibilidad de estar localizable durante todo el proceso terapéutico.

Algunas veces había experimentado mucha rabia y una voz dentro de su cabeza que le decía que abandonara, que ella no pertenecía a ninIgún sitio, que sería inútil. Ella sabía que este sentimiento procedía del pasado, pero este conocimiento se iba disipando cada vez más y no le yudaba a soportar el día a día.

Durante el transcurso de las pequeñas conversaciones que manteníamos fuera ya de la terapia me aseguraba que por el momento estaba bien. No obstante, las veces en que no me lo pareció yo interrumpía la charla: «Aún no esta bien, ¿verdad?». Suspiraba y decía: «No». Entonces volvíamos al despacho y continuábamos un rato más.

En las primeras sesiones con un cliente nuevo le hago saber que no pasa nada si hace algo así como llorar sobre una almohada o golpear el sofá. Lo hago cuando siento mucha emoción contenida que no termina de aflorar. Yo mismo se lo demuestro arrodillándome frente al sofá con los brazos sobre la cabeza, cerrando los puños y luego golpeándolo unas cuantas veces. Le digo: «Puede que en algún momento quieras hacer algo parecido. Si te sientes así, puedes hacer esto». Se trata de una invitación general para realizarlo cuando venga al caso.

En dos ocasiones esta cliente sacudió y pateó durante unos diez minutos o más, sintiéndose después mejor. En cada ocasión tuvo que ver con una experiencia del pasado diferente. Por tanto, podemos suponer que a lo largo de estos extractos ella sabe que puede hacerlo. Una vez que el cliente sabe que puede hacerlo, yo no decido cuál es el momento más apropiado. En algún momento puedo sugerirlo, cuando veo que los pies del cliente ya están dando pequeños golpecitos. En la siguiente transcripción ella no parece estar en esa situación excepto cuando así se lo indico.

Cl: Me he sentido muy pesada toda la semana.

Tl: Mm...

C2: Lo siento como... como... la semana pasada conseguí tocarlo bien, esa futilidad me resultó muy pesada durante toda la semana.

T2: Toda esa experiencia... de... no acoger nada... fue una carga muy pesada para ti.

C3: Me siento como si me estuviera desmoronando. Esa agitación interna y... Realmente me agitaba mucho al pensar en venir aquí.

T3: Estaría bien si primero pudiéramos aliviarlo un poco. Hagamos un pequeño espacio y alejémonos un poco de eso... y digamos: u¡Oh! sí... está bien permanecer ahí... se siente como... por lo menos se siente como si ahí fuera a haber muchas cosas que se van a desmoronar y eso va a producir mucha agitación . ...Se siente como si al menos ahora... ¿sabes?

T3: Estamos en los comienzos terapia. Le estoy enseñandc Ella siente un «desmoronamiento». Pi< so que significa que muchas cosas van a desmoronar. Independierv mente de lo que signifique, antes introducirnos en el significado, finte to generar un espacio propio del cusing en el que un «yo» bastante suc do se enfrenta a todo lo que pueda como si un edificio fuera a desmoronarse, y tú vas a alejarte media manzana.

C4: Mm... No sabemos cuánto va a desmoronarse, pero...

(Silencio prolongado)

C5: Sí, me siento algo más distanciada, pero...

T5: Mm... pasa así unos minutos más hasta que puedas tener una buena sensación sobre esto, algo así como: se va ha producir un cambio grande y...

C6: Creo que lo tengo, puedo tocarlo, pero no se trata de una sensación mala. Y durante un rato ha habido un lugar en mi interior (...inaudible...) Pero ahora tengo un sentimiento de miedo.

T6: Así que ya estás en un lado... [C: Mm...] Permanezcamos entonces junto a lo que da miedo durante un minuto; quizá primero podamos estar con lo «que da miedo,. Soy partidario de sentirse primero muy bien situado respecto a algo incómodo, un sitio seguro desde donde contemplar algo inseguro... En tu caso parece que ya lo has conseguido... Oigamos a la parte que te produce miedo. Te sientes bien... pero con miedo.

(Silencio - 80 segundos)

C7: La parte que da miedo... ésa es la sensación de desmoronamiento... (silencio - 30 segundos) La parte que me da miedo es que me pudiera quedar sola, y si me desmorono, ¿cómo ... (inaudible)?

surgir. Éste es el primer movimiento en focusing, denominado «crear un espacio».

C4: Modifica lo que yo dije. Luego intenta crear un espacio para «distanciarse» tal y como yo le sugerí.

C6: Dice que ya ha encontrado el espacio en donde estar y el gran cambio del que yo estoy hablando no es una sensación mala. No necesita que se distancie. Pero también hay un sentimiento de miedo.

T6: Pasamos a la sensación de miedo, intentando establecer todavía un buen punto de partida desde donde sentirlo. Todo esto constituye demasiadas cosas en una sesión. Le sirva o no, después de esto lo dejaremos por ahora.

T7: ¿Cómo te construirás?

C8: ¿Cómo me reconstruiré?

T8: ¿Cómo me reconstruiré? Eso es, exacto. Por lo que realmente son dos cosas... Aunque puede que hayan más... Hay preguntas sobre lo «que da miedo», y una de ellas tiene que ver con estar sola.

C9: Mm... (Silencio - 70 segundos) Sí, eso es distinto... Normalmente soy una persona dispuesta a estar sola, pero ahora se siente de forma diferente.

T9: Hay un .estar sola que conoces bien y...

C10: En este momento es diferente y he tocado que no estar sola es un sentimiento positivo... fT: Mm...] Pero ahora, de algún modo me encuentro entre los dos. [Mm ...]

T10: Así que realmente te da miedo conocer ese «no estar sola.. y puede que cambie lo bien que te sientes estando sola... Hay algo diferente; no estás en ese... lugar sólido, estás...

C11: Por supuesto, por supuesto... se trata más bien de una inseguridad, como una sensación de... (silencio -75 segundos) que no podría sentirlo bien (...inaudible).

T11: Este estar en medio no es tan agradable.

C12: No.

T12: Y tiene algo que ver con experimentar cierta cercanía... o conexión... o algo... o no estando sola.

T8: Apréciese su corrección. Habiendo ya respondido a la parte «reconstruida», aquí hablo de la parte que está sola» que antes olvidé mencionar.

C10: Quiere decir que siempre ha sido capaz de estar sola de forma positiva. Ahora, sorprendentemente para ella, se siente bien no estando sola. Pero en este preciso momento no se siente ni sola ni realmente en contacto.

T12: Sé que es probable que tenga que ver con la relación que el cliente tiene conmigo, pero no añado nada a

EXTRACTOS DE UN CASO DE PSICOTERAPIA

(Silencio - 50 segundos)

C13: ...(palabras inaudibles) Me siento muy vulnerable.

T13: Mm...

(Silencio - T minuto)

C14: Han desaparecido mis defensas... Ahora hay una especie de fuerza diferente. Soy vulnerable y también hay algo nuevo.

T14: Todavía sientes la vulnerabilidad y, además, ese algo nuevo, una fuerza.

lo que dice porque el mero hecho de tocarlo ya le resulta difícil. La propia respuesta de reflejo también mantiene, crea y es la cercanía de la que yo hablaba.

C14: El haber permanecido cerca de un minuto junto a la inseguridad y el «no estar sola» ha hecho surgir algo nuevo, una fuerza.

Comentario del extracto B

Así es como se producen los pasos procesuales. Nadie podría manufacturar una «fuerza diferente» a partir de los fragmentos que están presentes con anterioridad. Podemos especular que este tipo de contenidos nuevos surgen debido a que el proceso en esta situación es interaccional y cercano (o podría haber sido de otra manera). Los contenidos surgieron porque ambas personas invirtieron tiempo y espacio, y acogieron todo aquello que surgió internamente.

Entre C12 y C14 surge algo muy importante. Con anterioridad y duhrante C12 ella adquiere la sensación de sentirse relacionada o conectada ¡(con alguien), no siente ya esa sólida soledad a la que estaba acostumibrada. Esto le produce ansiedad. Yo me limito a reflejar lo que expresaba. En C14 todavía perdura la sensación de ansiedad, pero también enentra «una fuerza diferente... algo nuevo».

Esta nueva fuerza para relacionarse con los demás es justo lo que peramos que encuentre una persona cuando consigue superar su prongado aislamiento. Pero si esta sensación de una nueva fuerza interior no surgiera de algún modo por sí misma, nosotros no sabríamos cómo mentarla.

EL FOCUSING Y LA ESCUCHA

Debemos preguntarnos: ¿por qué no he mencionado nuestra relación para trabajar sobre ella? Hay ocasiones en las que el cliente habla indirectamente sobre la relación y en estos casos es adecuado que el terapeuta le señale abiertamente o que al menos pregunte: «¿Quieres decir aquí, entre tú y yo?

Yo estaba prácticamente convencido de que esa relación amenazante a la que se refería era la nuestra. Si así lo hubiera dicho, yo me encontraba listo para hablar de ella. Podría haber continuado diciendo más cosas de la misma que le resultaban amenazantes. Yo, en consecuencia, le hubiera reafirmado la seguridad de la relación en palabras. Luego ella podría haber proseguido haciendo referencia a aspectos de su historia para explorar por qué cualquier relación con los demás le hacía sentirse amenazada. Este tipo de exploraciones suelen resultar positivas con mucha frecuencia. Pero lo que más puede ayudarle es tener una experiencia concreta de seguridad en la relación en la que ahora se halla inmersa, la relación terapéutica.

En este caso concreto no digo absolutamente nada más que pudiera amenazar esta sensación ya de por sí difícil de tolerar. Al abstenerme de decir ninguna otra cosa, estoy haciendo que la relación sea, de hecho, segura, en vez de centrarme en las razones que hacen que la relación le resulte amenazante. La experiencia de un momento de seguridad real en la relación es mucho más valiosa que centrarnos en la sensación de inseguridad.

A continuación la dienta siente la nueva fuerza junto a la sensación de ansiedad. En ese momento ella está en relación. Lo que siente en ese preciso momento es a sí misma en esta relación concreta y aunque no se lo esperaba, consigue sentir una fuerza.

Aquí vemos el papel que desempeña la relación interpersonal a la hora de determinar los contenidos que podemos encontrar en nuestro interior. Lo que encontramos dentro de nosotros mismos se compone directamente de la forma específica en que vivimos en ese preciso momento. Y nuestra forma de vivir es interaccional. Por tanto, la cualidad de la interacción determina lo que vamos a encontrar cuando sentimos qué es lo que hay en ese momento.

Los terapeutas deben ser conscientes de la cualidad de la interacción en la que están inmersos, procurando que sea en todo momento lo más segura posible, pero especialmente cuando el cliente está enfocando sobre sus sentimientos de inseguridad. Si la experiencia de seguridad puede producirse de manera concreta, la amenaza anterior se experimentará dentro de toda la experiencia más amplia de una relación segura. Así, si el cliente consigue enfocar, surgirán nuevos pasos (tales como la fuerza nueva de la dienta de nuestro extracto).

 

EXTRACTO C

27 de mayo

Cl: Hoy no me siento muy bien.

(Silencio - 1 minuto)

C2: Es como si otra vez quisiera salir corriendo o algo así.

T2: Ha vuelto el «querer salir corriendo».

C3: Pero ahora se enciende una luz amarilla y dice: u¡Espera!».

T3: Sí, ahora tenemos algo que evita que salgas corriendo, algo que dice que esperes, espera, espera un minuto...

C4: Y es como si me sintiera muy inestable por dentro; no he podido hacer nada en todo el día.

T4: Mm... esa «inestabilidad» también está ahí, esa «inestabilidad,> que dice que algo está a punto de abrirse.

(Silencio - 25 segundos)

C5: No sé que me dice.

T4: En otras ocasiones la «inestabilidad,> ha resultado ser una sensación de algo que surge o que se abre, y así lo considero esta vez. Con frecuencia resulta útil decir qué es lo que parece que puede darse.

C5: Apréciese cómo me corrige: ..No sé que me dice». Es evidente que sabe que sólo estoy interesado en lo que hay; no me preocupa estar en lo cierto o equivocarme. No pierde el

T5: Todavía lo no sabemos.

(Silencio - 150 segundos)

C6: Es como un río cuyo agua se encuentra embalsada.

T6: Algo muy poderoso que necesita fluir pero que está retenido, necesita romper el embalse.

(Silencio - 40 segundos)

C7: Pero está envenenado.

T7: Muy bien, avancemos lentamente... (Silencio - 15 segundos) Algo de todo esto está envenenado o al menos tienes la sensación de que así es.

tiempo considerando lo que le digo 0 en tener cuidado a la hora de corregirme. Se dedica a seguir intentando sentir lo que hay ahí.

T5: Acepto su corrección con la menor interrupción posible del proceso.

C6: Durante el silencio ha surgido algo nuevo al enfocar en la «inestabilidad».

T6: Quiero que surja. Sin embargo, en el próximo paso se hace evidente por qué esto no es algo tan fácil.

T7: Ahora me alegro de no haber forzado nada en T6. Independientemente de lo que al final sea, ..envenenado» tiene que ser primero procesado. Pero, una vez más, esa decisión no depende de mí. A lo sumo, yo añado una actitud de focusing como la de acogerlo.

Comentario del extracto C

¿Se debería haber instado a la dienta a golpear el sofá o, por el contrario, hacerle aguantar este «río» embalsado? ¿Podemos sentir lo que «envenenado» dice, en una palabra, que no debería dejarse llevar por la corriente del «río» y sobrepasar la sensación de «embalsado»? Releamos C6 y C7. C6 podría llevarnos a promover una catarsis, un «dejarlo salir». Muchos terapeutas así lo pensarían. Pero C7 indica que no es el momento adecuado. Primero se deben producir algunas cosas, posiblemente en pequeños pasos experienciales: está bien «sobrepasar el embalsen. En cualquier caso, no es el terapeuta quien debería decidirlo, ya se trate de incitarle a hacer algo o contenerle. la dienta sabe que puede golpear el sofá si así lo desea.

Cuando surgen por primera vez sentimientos demasiado sensibles o problemáticos, mi reacción inmediata suele ser algo así como: «Ahora avanza suavemente», o «lentamente», o ..ahora vayamos más despacio ... ». Este tipo de sentimientos necesita un espacio extra de protección, para poder sentirlo sin forzarlo.

Ella había empezado con la imagen de la luz ambar de un semáforo, una señal de precaución. Luego su sensación de «algo embalsados moviliza su energía vital. Eso resulta positivo. La vida tiene que seguir avanzando. Luego también nos resulta doloroso oír que «está envenenados. Sea lo que sea, todavía no es el momento de encararlo directamente. Deseamos permanecer cerca, sin realizar movimientos bruscos. Pretendemos darle un espacio en donde estar, acogerlo poco a poco.

Apréciese que ninguno de los dos dirigimos el proceso. Ninguno intentaremos encajar o evitar nada de lo que surge. Aparte de recibir lo que surge, sólo utilizo instrucciones relacionadas con la forma de recibir, sentir y mantener lo que surge a partir de su sensación directa.

 

La transcripcion delas entrevistas posteriores y finalizacion del proceso deesta clienta, podran ser leidas el el liobro: "El Focusing en Psicoterapia", Manual del Metodo Experiencial, capitulo 10. Eugene T. Gendlin Ph.D.


All contents Copyright 2012 by The Focusing Institute
Email comments to webmaster