Home > Focusing and ... > Psychotherapy > Articles > Focusing en la atención psicológica a una víctima de un atentado terrorista:

Focusing en la atención psicológica a una víctima de un atentado terrorista:
Como utilizar Focusing en un Síndrome de Estrés Agudo Postraumático.

By Isabel Gascón Juste
España, Abril 2004

P. es una mujer de 25 años, que sufrió el ataque terrorista del 11 de Marzo de 2004, en la estación de Atocha de Madrid. Una de las bombas que estallaron esa mañana lo hizo muy cerca de donde iba ella, destrozando la mitad de ese vagón. Casi milagrosamente consiguió escapar y las alteraciones físicas provocadas por el impacto del atentado fueron solamente un trauma sonoro y lesiones musculares leves.

Sin duda, el mayor daño que recibió P. fue en su alma, en su mente, en su vida. Esta fuerte y desgraciada experiencia le causó un Síndrome de Estrés Agudo Postraumático importante, por lo que fue atendida de las secuelas psicológicas que le ocasiono.

Quizás al no sentir ninguna lesión corporal grave que pusiera en peligro su vida, el impacto psicológico fue mucho más intenso.

El primer día en la atendí, a los 3 días del atentado, me propuse acogerla, escucharla y evaluar el daño psicológico que sufría para ayudarla mejor.

El vínculo terapéutico creado fue muy bueno enseguida y eso me facilitó trabajar las posibles secuelas de su fuerte impacto postraumático con Focusing. La respuesta ha sido fantástica, y por eso me he animado a compartir esta experiencia , para profundizar en las posibilidades que Focusing puede tener en el abordaje de una situación de estrés agudo postraumático como el que P. sufrió y en la atención psicológica urgente de cualquier víctima que lo necesite.
En nuestro primer encuentro, al sentir que su llanto era aceptado y acogido con suavidad y respeto, comenzó poco a poco a expresar que sentía mucho miedo, rabia, odio, y negación a hablar o recordar lo que sucedió.

Este deseo fue profundamente respetado y se permitió que el ritmo de abordar los hechos fuera exactamente el que la paciente quería ir expresando y necesitando según su propia evolución.

Esta escucha desde el espíritu de Focusing, y la ayuda para hacer respiraciones conscientes reforzadas empáticamente, fueron importantísimas en la atención urgente del primer momento y en las primeras sesiones, creando el vínculo terapéutico imprescindible para posibilitar el trabajo psicológico posterior.

Con Focusing pude ayudarla a conocer y aceptar todos sus sentimientos, incluso aquellos contradictorios que la invadían y a despejar un espacio de todos ellos.

Desde ese lugar protegido de su interior fuimos trabajando las sensaciones corporales que surgían de toda su experiencia y elaborando poco a poco la culpa, el miedo, el odio y la responsabilidad de estar viva que iban sucediéndose con mucha intensidad en los días que siguieron al atentado.

Intermitentemente también surgía alegría e incredulidad por estar viva, pero de una manera más racional que vivencial.
El trabajo terapéutico se realizó con la experiencia corporalmente sentida de todas sus sensaciones, en los diferentes ámbitos y vivencias que se hacían presentes.

Ella sintió el impacto en sus cinco sentidos:
Oír y seguir oyendo, los gritos, las explosiones, las sirenas.
Oler y seguir oliendo, a quemado, a humo, a algo horrible e inexplicable.
Ver lo más parecido al infierno: Fuego y hierros retorcidos, no había techo, ni paredes. Personas destrozadas, mucha sangre, miembros desgarrados y fuera de sus cuerpos, humo gris y mucha, mucha oscuridad.
Sabor en su boca de algo ácido, de humo, de ese olor. Y la boca muy, muy seca.
Tacto de sangre, de cuerpos heridos, del suyo bastante intacto, de una mano a la que se agarró.

Al principio también sufría desagradables síntomas físicos:
Trastornos alimenticios, vómitos, tos nerviosa, insomnio, cansancio, pesadillas. (También le ayudó mucho el trabajar los sueños con Focusing y encontrar en ellos pistas y datos que le ayudaron a integrar su experiencia y a saber más de sí misma.)
En momentos de recuerdo mas nítido: sentía mucho frío, taquicardia, movimientos repetitivos de balanceo, dificultad para respirar...

Se fueron explorando las distintas vivencias a medida que le iban surgiendo, y elaborando lentamente pautas de integración en su experiencia.
Se le presentaban con mucho realismo las imágenes, los olores, los sonidos y llevó mucho tiempo acercarse poco a poco a trabajar sus reacciones ante otros estímulos que ella relacionaba con los traumáticos y revivía con mucha ansiedad y mucho miedo: truenos, sonidos, el color rojo, el olor a quemado, la oscuridad.

Los sentimientos y las sensaciones de alegría y tristeza, amor y miedo, ilusión y rabia, culpa y agradecimiento, tan intensas y tan contradictorias le crearon mucha confusión y desconcierto: en ese momento, Focusing le ayudó muchísimo a hacer un espacio interior para todo eso, a acogerlo en su realidad aceptándolo y reconociéndolo en su diversidad.

Sintió el alivio profundo y corporalmente sentido del primer paso del Enfoque y eso facilitó que se siguiera trabajando con el resto de los pasos y del proceso corporal completo.

Fue crucial experimentar el hacer sitio, despejar un espacio, admitir y reconocer, sin rechazo ni autocrítica, todas esas cosas contradictorias, opuestas, suyas, ciertas.

Apareció en algún momento euforia por encontrarse “muy bien” y en otros de temor a no superar esta situación. Fueron fluctuaciones de ánimo al principio más intensas y que poco a poco se fueron distanciando en el tiempo y disminuyendo de intensidad y que le trasmití que eran normales en su proceso.

Las sesiones fueron de una hora de duración, al principio casi diarias y luego se fueron distanciando según su evolución.
Poco a poco, recuperó su vida normal: ir a clase, al cine, y aunque tiene mucho miedo al tren, va en metro sola: quiso demostrarse a sí misma que podía rehacer su vida.
Empezó a estar más preocupada por las reacciones sociales: familia, amigos, trabajo.
Notó que le cambiaba el esquema de valores y la relación con las amistades más superficiales que no la escuchan “...es como si quisieran darme consejos, todos me dicen lo que tengo que hacer o lo que no...¿qué saben ellos? Eso me molesta....

Parecía que al estar mejor, su familia no le hacía tanto caso como antes e incluso le exigía “estar ya bien del todo”.
Coincide con la dificultad para expresar la rabia, siente mucho enfado por todo lo ocurrido y se pregunta a sí misma y a la sociedad ¿Por qué? .... ¿por qué....?
Le invadía la impaciencia y las ganas de que se acabe todo, era como un cansancio grande cuando se rebelaba con la realidad. En ese momento, Focusing le ayudó a integrar esa experiencia en su vida como algo desgraciadamente verdadero sin rechazarlo, o negarlo o querer suprimirlo.
El trabajo terapéutico consistió en irlo encajando en su experiencia vital pero cada vez con menos angustia y rechazo, sin intentar comprender el porqué de lo sucedido.

P. expresa así su cambio profundo: “ Siento que me doy cuenta por dentro que no puedo separar mi cabeza y mi corazón, que tienen que ir juntos, que el proceso va unido, no tiene fechas tope, que resistirme o criticarme, exigirme no me sirve de nada, que me produce más tensión y que lo que necesito es aceptarlo, estar tranquila y darme ese tiempo que necesito”.

Dice que antes tenía un cristal emocional, que lo veía todo muy visceralmente y que ahora se da cuenta más de lo que pasó, con más distancia pero con más realismo.
Que lo siente muy diferente dentro: “Ahora tengo más pena por lo que pasó, por tanto dolor de tanta gente...
Un dato significativo de este periodo es que vuelven a pedirle ayuda a ella: sus amigas, su novio, en el trabajo. Eso le hace decir: “Ya me ven como antes, ahora puedo ayudar yo también a los demás”.

ACTUALMENTE UN AÑO DESPUÉS DEL ATENTADO:

Físicamente sigue evolucionando bien: come mejor, y excepto en algún momento, el sueño se va normalizando.

Ha promocionado en su trabajo y tiene un contrato fijo a jornada completa. Aprobó un curso de postgrado que estaba estudiando y prepara su boda...
Continua sin ir en tren, pero se propone hacerlo “pronto”.

Ahora surgen temas que tienen más que ver con su problemática personal, su carácter o sus creencias que reconoce que son los mismos problemas que tenía antes del atentado, pero que también se trabajan en las sesiones de Focusing.

Ha reclamado sus derechos ante la asociación de Víctimas del Terrorismo y le consuela encontrar allí mucho apoyo y comprensión por su sufrimiento pasado, aunque ahora ya este bien: “No quiero que parezca que aquí no paso nada..., en mi vida y en la de mi familia hay un antes y un después”. Siente la manipulación política de todo el asunto y le duele la injusticia.

Nos vemos cada quince días en sesión individual y semanalmente en un grupo de Focusing y Crecimiento Personal.

La experiencia de este grupo esta siendo para ella muy gratificante: La diversidad de edades de los integrantes y los distintos problemas vitales le ayudan a entender mejor a su familia y a sus amigos, y le hacen reflexionar profundamente sobre el sufrimiento de los demás y las otras problemáticas de las personas, “aunque no hayan sufrido un atentado terrorista”. Según sus propias palabras:

“El trabajo de Focusing en grupoes como la guinda que remata este pastel...”

Os animo desde esta experiencia a utilizar Focusing también en la atención urgente a personas víctimas de cualquier suceso traumático que puedan haber sufrido ellos o sus familiares: catástrofes, accidentes, grandes pérdidas, enfermedades agudas… Se ha demostrado que Focusing es también una herramienta muy eficaz en “Primeros Auxilios” Psicológicos y Emocionales.

Isabel Gascón Juste
España, Abril 200


Sesión trascrita de Focusing
del proceso terapéutico descrito anteriormente:

13 de Abril de 2004
un mes después del atentado:

Me cuenta que hoy rendía menos en su trabajo, se sentía mal.
Torpe, agobiada, como si lo hiciera todo mal y eso la hiciera sentir fatal, desesperanzada...Se permite estar mal pero no trabajar mal, ¡eso no puede ser! y se pone muy nerviosa. Siente una exigencia interna profunda que no puede evitar aunque quisiera…

Estaba realmente afectada por esto y lo enfocamos en su cuerpo.

- Es como si una parte de mi cabeza me dijera todo eso, ya lo sé, pero mi corazón siente otra cosa....
- Siente ahora tu corazón, P…
- ... Mi corazón esta muy triste ahora...
- Esta muy triste ahora.... Vamos a acompañar esa tristeza, P…, si te parece,
vamos a prestarle atención a toda esa tristeza que sientes ahora en tu
corazón...
-Si, siento como un dolor ahí
- Como un dolor en la zona de tu corazón....sientes que estaría bien estar
ahora al lado de todo ese dolor de tu corazón,?
- Si...
- De ese corazón triste y dolorido....
- Si, si, eso es, triste y dolorido
- Claro que si, no es verdad?, tan triste y dolorido ahora...
- Lo siento como algo que me impide respirar bien, como si me apretara
y me oprimiera en la garganta...

- Algo que te impide respirar bien
- Si, y hace que me duela más...
- Mira a ver de que va todo ese dolor ahí, esa opresión que no te deja respirar..
- Me siento cansada, como con un peso encima
- Ah, sientes un gran peso ahí....
- Es como si el corazón tuviera que ir más esforzado, como si fuera más
difícil para él...

- Hay algo que hace muy difícil funcionar a tu corazón....todo ese peso, cansado, difícil...
- Es como si se sintiera exigido, como si se sintiera empujado, apretado...
- Como si le exigieran...
- ¡¡¡ESO!!! Como si le regañaran!
- Ah...como si regañaran a tu corazón....se siente tan regañado, no es así...?..
Mira a ver quien regaña tanto a tu corazón, de que va todo ese regaño a tu
corazón....
-.... Es la cabeza, le dice que no puede estar triste y dolorido. No tiene
que estar así...

- Tu cabeza no le deja estar así...le regaña...

- Si, y ahora ...
- Que siente tu corazón ahora, regañado por tu cabeza...
- Siente que no puede estar de otra manera, que ahora no puede...
- Tu corazón ahora no puede cambiar...
- Si, si, eso, ....
-Que necesita ahora tu corazón? Pregúntale con cariño que esta necesitando
ahora tu corazón...
- ....Que le comprendan...
- Necesita comprensión
- ....Y que le dejen tiempo...
- Tu corazón necesita comprensión y tiempo....
- Si eso es....
- Mira a ver como escucha tu cabeza eso que necesita tu corazón, quédate
ahí un poquito diciéndole a tu cabeza como se siente tu corazón...que esta
necesitando ahora....

(suspiro..).

- Respira ahora, claro que si...

(cambio de expresión muy evidente)

- Como sientes ahora ahí dentro, P…?
- Ah, mejor!...Es como si lo comprendiera, como suave....
Es como si se dieran la mano, es como si mi cabeza le tendiera una
mano y ahora fueran juntos....

- Ahora van unidos, tu corazón, y tu cabeza, se dan la mano, sientes suave...
-...si es como si el corazón sonriera y apretara la mano, ah como si
estuviera contento...

- Dale volumen a ese contento de tu corazón, a ese sentirse comprendido,
suave de tu cabeza....claro que si,
…ahora los sientes juntos y eso te hace sentir bien, no es verdad?
-OH, si! Mucho mejor....
- …Te parece bien dejarlo ahí, por ahora P...
- Si...claro, ah, que bien...mucho mejor!
- Pues agradece a tu cuerpo, a tu corazón y a tu cabeza que te han
hablado...ellos te agradecen que les hayas escuchado, que les hayas
permitido estar a tu lado...
Acoge y protege tu experiencia de voces críticas, de censuras...guárdala en
tu interior y conserva ese ir de la mano, esa comprensión profunda que has
sabido que necesitabas y que has encontrado dentro de ti...

Isabel Gascón Juste
España, Abril 2004

Last Modified: 30 July 2005

All contents Copyright 2003 by The Focusing Institute
Email comments to webmaster