Home  |  Indice de contenidos   |   página anterior   |     próxima página

Focusing es Genial!

por Lyman Griffin, USA
Traducción de Isabel Gascón y Teresa Udaondo.

Lyman will be entering college in the Fall. He is interested in setting up a web site to share his experience of the value of Focusing . He hopes to help other young people who struggle with OCD. He can be contacted at: FizFazz@aol.com

Cuando me ofrecieron escribir este artículo, me alegre mucho de tener esta oportunidad.

Veréis, mi vida entera ha girado entorno al uso de Focusing. Tengo 18 años y he sabido de la existencia de Focusing prácticamente toda mi vida, ya que mi madre lo descubrió cuando yo era muy pequeño. Sin embargo, nunca supe exactamente lo que era. Siempre lo imaginaba como dos personas que se sientan y hablan, "tocando sus sensaciones..."

Fue tan sólo hace 4 meses cuando descubrí todo sobre Focusing, y ese hallazgo cambió mi vida. Focusing no es sólo entrar en contacto con los sentimientos, ¡Es muchísimo más!

En los últimos seis años, he padecido un problema psicológico llamado Trastorno Obsesivo-Compulsivo. Empezó a desarrollarse cuando tenía aproximadamente 12 años, y lo descubrí cuando me di cuenta de que, de repente, comenzaba a repetirme mentalmente palabrotas y no podía parar de hacerlo.

Probamos muchos tratamientos para ayudarme, incluyendo un scanner (TAC, que no encontró nada anormal) y la visita a un psiquiatra, que me prescribió medicación. Los médicos no sabían qué era exactamente lo que causaba el Trastorno Obsesivo, pero lo plantearon como un problema biológico de desorden cerebral, que sólo podía ser tratado con medicinas. Después de varias semanas tomando las pastillas, las dejé. ¡Odiaba cómo me hacían sentir!

Tomé la determinación de resolver este problema por mí mismo. Y lo hice, hasta cierto punto. Usaba algunos trucos para ayudarme a ignorar esos molestos pensamientos que parecían venir de la nada, y viví de una manera relativamente normal. Sólo hallaba más dificultad en las ocasiones en que me hallaba estresado, como haciendo algún deporte. Cuando vi la película "Mejor Imposible", sentí que yo tenía mi propio punto de vista sobre los motivos que tenía el protagonista, que le impedían pisar los dibujos de la acera, puesto que yo había desarrollado un problema similar. Temía que si pisaba una de esas rayas algo terrible ocurriría, y a pesar de saber que era un miedo irracional, me parecía completamente real.

En aquella época debía empezar mi primer año de Secundaria y decidí pasarlo en Francia. Cuando volví un año después, mi TOC empeoró muchísimo, tanto que en muchas ocasiones sentí que me estaba volviendo completamente loco. Y además sentía una ansiedad constante en mi estómago que no desaparecía nunca, era una pesadilla.

Entonces un día, mi madre me dio un montón de libros sobre algunos temas que podían ayudarme. Los eché un vistazo y uno me llamó la atención, era el libro de Ann Weiser Cornell "El poder del Focusing". Lo empecé a leer y me dí cuenta de que eso era exactamente lo que necesitaba.

Desde entonces he estado haciendo Focusing constantemente, y para mi gran alegría, me he curado completamente de mi Trastorno. Y no sólo eso, ahora entiendo lo que es realmente el TOC. No es un trastorno mental, ¡sino que demuestra que el propio cerebro funciona perfectamente! La repetición mental de insultos, ¡eran manifestaciones de un deseo reprimido interior de decir palabrotas! Pero me había estado negando a aceptar que tenía estos impulsos, y entonces separé esos sentimientos de mí mismo, alejándolos, sólo que de ésta manera mis pensamientos reprimidos rebotaban con más fuerza aún, tratando de decirme "Eh! ¡Esto es parte de ti!, ¡No puedes ignorar lo que es tuyo!

Lo más revolucionario del Focusing es que explica que cada pequeña tensión que tenemos en nuestro cuerpo es, de hecho, un sentimiento que hemos reprimido.

Estoy seguro que todos hemos tenido la experiencia de sentirnos enormemente enfadados, y entonces decirnos a nosotros mismos "No, no debo enfadarme", y actuar como si no pasara nada. Pero en realidad, una parte de nosotros sabe que estamos realmente indignados, y esto se manifiesta como una tensión reprimida en el cuerpo. Mas tarde, cuando la misma persona hace algo, por muy insignificante que sea que nos molesta, estallamos de enfado. Eso es porque la rabia que hemos contenido se ha ido amontonando hasta que colma el vaso y estalla violentamente. El cuerpo de manera natural quiere permanecer relajado, y la explosión del enfado es una manera de deshacerse de la tensión.

Focusing es otra manera de hacerlo. Focusing nos permite deshacernos de esa tensión sin tener que sucumbir porque la tensión estuviera desde un primer momento.

Por ejemplo, en mi caso, una vez que aprendí Focusing, no tuve que decir palabrotas para librarme de mis pensamientos repetitivos, aunque eso habría funcionado. Todo lo que tenía que hacer era localizar la tensión o la sensación sentida de ese deseo de insultar en mi cuerpo, y darme cuenta y comprender que si, que eso es lo que era y estaba allí. Después de aprender Focusing, mis pensamientos repetitivos llegaron a ser mis amigos, permitiéndome darme cuenta de lo que había estado reprimiendo y relacionarme con ello.

Cuando descubrí esto, caí en la cuenta, con espanto, de que la medicación que mandan los médicos esconde el problema y así nunca podrá ser solucionado.

Un día tuve que anunciar públicamente delante de todo el colegio algo sobre el club de Frisbee que había empezado el año anterior. Comencé a sentir esa terrible sensación nerviosa en mi estómago y traté de calmarme diciéndome: "Todo está bien- sólo te asusta hablar delante de tanta gente", pero eso no me ayudó. Entonces me di cuenta de que debía enfocar esa sensación.

Lo hice, y debajo, justo ahí, ¡encontré que era la sensación reprimida de que realmente odiaba el frisbee! ¡Eso era lo que me estaba molestando realmente! Y una vez que comprendí esto, la sensación desagradable desapareció.

Desde luego, aún me gusta jugar al frisbee. He encontrado a través de mi experiencia que las sensaciones sólo se quedan si rehusas aceptar que las tienes. Sin embargo, si las aceptas cuando vienen, no se quedan porque no llegan a estar físicamente unidas a ti a través de esa tensión.

Focusing es impresionante. Me siento mucho más conectado con mi interior ahora porque soy más consciente de cómo siento. Pero el poder de Focusing no se queda aquí, es increíble porque consigue llegar a la raíz de algo que todo le mundo está buscando, la cura de la ansiedad y de sentimientos que no se quieren ir. Y esto no es ninguna tontería, porque muchos problemas están causados precisamente por esto: aburrimiento, miedo escénico, fobias, ansiedad social, depresión, tartamudeo, pánico, TOC, o incluso esquizofrenia... Todos ellos están relacionados con la acumulación de sentimientos reprimidos en el cuerpo, sensaciones que no conocemos o que rehusamos aceptar que conocemos.

Lo más maravilloso es que Focusing puede ayudar a cualquier persona con cualquier problema emocional, esto abre la puerta al conocimiento de la sensación sentida, que aunque todavía no es bien entendida, ¡ nos permite tratar cosas que los médicos aún creen que no tienen cura!

Lo que me da pena es que el Focusing todavía no sea más conocido: Es real, es poderoso, y muchísima gente podría beneficiarse increíblemente por él.

Lo sé, porque para mí me ha sido así.

Indice de contenidos   |   página anterior   |     próxima página

This page was last modified on 11 November 2003

All contents Copyright 2003 by The Focusing Institute
Email comments to webmaster